El chocolate artesano

El chocolate artesano, el que no contiene un sinfín de productos químicos que no son, se mire como se mire, necesarios para su elaboración, dicho de otra manera, el que tiene la elaboración necesaria y nada más, tiene aromas y gustos que posibilitan la identificación de la procedencia del cacao con el que han sido elaborados.

Chocolate con sabor especial

Qué queremos decir con esto? pues sencillamente queremos decir que actualmente un artesano chocolatero que pretenda que su chocolate tenga un sabor afrutado, o floral o a madera noble, por poner algunos ejemplos, puede buscar y encontrar el cacao que tenga las características necesarias para transmitir esos sabores y aromas específicos al chocolate.

Y todo esto, naturalmente, sin necesidad de añadir productos químicos como saborizantes o aromatizantes.

Esto que acabamos de escribir, cuando se lleva a la práctica por un maestro chocolatero o por una pequeña fábrica que elabora para una reducida clientela, reducida en número; pero amplia en conocimientos, hace que ese chocolate especial, tenga también un precio especial, y desde luego ese precio especial no será nunca más barato que el normal del mercado.

Sabido es que hay países productores de cacao que se preocupan de la organización de de los pequeños agricultores y les facilitan los medios para que puedan ofertar el producto de sus cosechas (las habas cacao) con unas características especiales.

Esto es lo que a groso modo diferencia lo que es un chocolate artesano de lo que normalmente encontramos en los supermercados de cualquier país del mundo.

La materia prima del chocolate que, como todos sabemos es el cacao, es lo que casi siempre, o siempre diferencia un chocolate industrial de un chocolate artesano.

Por otra parte es de justicia reconocer que si no fuera por las grandes fábrica de chocolate, las que tienen unos procesos de fabricación industriales y de esta manera abaratan los costos, el chocolate estaría a unos precios prohibitivos para gran parte de la población mundial.

El chocolate en el embarazo

 

Esto es lo que ha publicado un equipo finés en la revista científica británica “New Scientist”, tras realizar un estudio estadístico que vinculó los niveles de estrés y el consumo de chocolate, entre centenares de embarazadas en la capital finesa.

Los bebés fueron estudiados a los seis meses de nacidos y mostraron ser más activos y estar más tiempo sonrientes, cuando las madres habían consumido abundante chocolate.

Incluso los niños se mostraron menos temerosos antes influencias exógenas que aquellos cuyas madres no habían probado el chocolate.

Los científicos consideran que la relación podría deberse a que los bebes en el útero, “reciben las sensaciones de placer que provocan ciertos productos químicos que contiene el chocolate, añade el artículo en cuestión.

Otras virtudes del maravilloso cacao

El chocolate contiene hierro, magnesio y distintos nutrientes por lo cual los dietistas desde siempre lo han reconocido como positivo durante el embarazo, por supuesto que con moderación.

Particularmente el chocolate negro, disminuye la presión arterial, aumenta los niveles de antioxidantes, reduce el colesterol y mejora el estado de ánimo.

Estudios publicados en Epidemiology, revelan que el chocolate puede reducir el riesgo de preeclampsia, una serie de manifestaciones cardiovasculares que complican algunas gestaciones.

Nosotros hace años que estamos convencidos de las bondades del cacao y del chocolate; pero cuando decimos chocolate, queremos decir chocolate de calidad, chocolate que está elaborado con cacaos de procedencia garantizada, cacao seleccionado de entre los mejores.

Queremos decir chocolate elaborado con cacao de verdad, buen cacao, y manteca de cacao y con un mínimo de azúcar, sí con un mínimo de azúcar, porque el azúcar sobre todo el azúcar refinado no aporta nada a la salud de los humanos, lo único que hace es disimular el amargor natural cacao que es amargo de por sí.

Bueno, creemos que por hoy ya está bien de hablar de chocolate, pero es que nos dejamos llevar por la pasión.

 

Salud y éxitos para tod@s

 

El chocolate del loro

Hoy les vamos a explicar el significado de la frase » El chocolate del loro»

Coulant de chocolate

Resulta que allá por los años 1800, en España era costumbre entre las familias adineradas ofrecer bebidas de chocolate a los invitados incluso se dice que esta bebida de chocolate, se convirtió en la bebida nacional saltándose la barrera que suponía el alto precio del producto, el cual era más bien caro o inalcanzable para la mayoría de la población.

Por aquel tiempo no se conocía el coulant de chocolate, ni las pastillas de chocolate, es más, el chocolate solo se usaba como bebida, eso sí, como bebida de los dioses y no iban muy equivocados los mayas.

Tableta de chocolate

Muchas, o casi todas las familias adineradas de aquel entonces, habían amasado la fortuna en América, habían hecho lo que se dice las Américas y cuando volvían a la piel de toro, tenían la costumbre de traerse un loro.

Chocolate a la taza

En las reuniones de sociedad que organizaban, además de obsequiar a los invitados con chocolate a la taza como ya hemos dicho, le ponían un poco de este rico alimento al loro.

Y si por las razones que sean la suerte les era adversa, les daba la espalda y comenzaba el declive económico, la costumbre era seguir aparentando y esto comportaba seguir recibiendo visitas, seguir ofreciendo chocolate a la taza a los invitados; pero no al loro de la casa.

El chocolate bebida de dioses

El chocolate por aquel entonces era un producto caro, y se servía solo a los invitados; pero privaban de tan rico alimento como es el chocolate al loro de la casa.

Y era un producto caro porque acababa de llegar de las américas y los importadores españoles lo ponían en valor, sobre todo, entendemos nosotros, por el apellido que tenía el chocolate que era nada más y nada menos que bebida de dioses.

Como podemos suponer, el ahorro dinerario de la poca cantidad de chocolate que consumía el loro era irrisorio, es decir un ahorro insignificante, lo que se diría pecata minuta.

De ahí viene la frase «El chocolate del loro».

Hoy en día la frase “el chocolate del loro” es empleada por lo general cuando estamos hablando de ahorro de costes en cualquier tema y solo se nos ocurre aplicar ese ahorro a cosas tan insignificantes como al chocolate del loro.

En este tiempo que nos ha tocado vivir, que todo el mundo tiene prisa en todo momento, para calmarnos un poco y que no nos arrastre la marea del estrés, es bueno comer un poco de chocolate negro de alto contenido en cacao.

Salud y suerte para todos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies